3+

La determinación del objetivo supone el convencimiento absoluto de que el tiro irá exactamente adonde querés que vaya. Para esto es necesario un paso anterior y otro posterior. El anterior supone haber contemplado y resuelto la posibilidad de que las cosas no salgan bien. Y posterior es soportar la frustración de que el tiro no haya ido adonde lo pensaste. En esta aparente contradicción está la paradoja del alto rendimiento.

Si esto no está resuelto, la frustración inicial negada, y la frustración posterior, harán daño en el sistema mental y bajarán las expectativas del golpe, igualando para abajo, igualando en función de la potencial frustración. Es decir: la pelota la ponemos ahí, no es que se le paga y después vemos que pasó.